Soy César Conde, el que ya no entrega mucho, el que se apasiona con poco… Él que algunas veces ya no cree en todo… Él que puede controlar las situaciones, sé moverme en cuanto a mi convenga… Sé qué decir y qué hacer… Se planear mis triunfos y llevar mis derrotas… Se andar con más precaución… Amo las ideas cortas de la vida, amo estar sentado en algún lugar y dejar pasar el rato, disfruto tener un poco de silencio entre varias personas, respirar y sentir, no planeo, sí a futuro, prefiero dejar que las cosas se solucionen ante mi, dejo que armen mi futuro y veo sólo el pasado de vez en cuando. Visito mi memoria para aprender y ver que es de mi vida; dejo marchar las cosas, saco de mi vida personas que al final de un recuento no aportaran nada. Hasta ahorita con lo que tengo soy feliz. Hay lugares vacios y mucho tiempo para llenarlos ¿Cambiaría mi vida? Sí, algunas cosas, pero no siento que esté desperdiciando la vida. Con cada gesto, con cada paso, con cada mirada, confirmo que nunca estuve fuera del camino. Soy yo, soy César, soy César Conde…

Algunas personas no nacimos para ser líderes pero ¿por qué siempre que tomamos una decisión el mundo gira alrededor de nosotros?

Me gusta estar solo y encontrarme cada vez que siento que pierdo algo de mí. Soy desesperado, mamón cuando la situación lo merece, loco, divertido, alegre, sencillo ¡poco de los que muchos esperan!

Cuando escucho música electrónica, house y rock alternativo siento energías agradables dentro de mi ser. Satisfago mi hambre con mi comida favorita: italiana, japonesa y mexicana.

Una de mis pasiones es conocer acerca de las culturas y aprender idioma. Me gusta la fotografía y el video, lo que busco es proyectos momentos saciables que la vida, la naturaleza nos brinda, ya que soy una persona expresiva.