La guerra está vinculada a la mentira, existe una conexión resistente, en doble forma: la mentira  a otro y la mentira a sí mismo.

La guerra es un desastre que no puede comportar ningún equilibrio efectivo. La guerra genera una tortura dura. En cambio, cuando existe una guerra entre contendientes, los riesgos de destrucciones están latentes, son inimaginables. Pensar en guerra, es pensar en una absoluta destrucción. Puede haber muertes de civiles, así como destrucción de ciudades o comunidades.

La mentira organizada es únicamente admitida por quienes están forzados a hacer o a soportar la guerra.

Hay una categoría de guerra pseudo-religioso que consiste en guerras raciales, revolucionarias y de clase, las que tal vez están reapareciendo en el siglo XXI tras la constante luchas entre sociedades. Tal como se menciona literalmente, hoy en día, las guerras han cambiado, las luchas ahora son de clases sociales y/o razas.

La abstracción es una operación mental a la que es indispensable proceder para alcanzar un bien determinado. Abstraer es proceder a un desescombro previo, de carácter racional. La abstracción la entiendo como la capacidad de los líderes para poder determinar cuáles son sus objetivos como nación. Las abstracciones se materializan, pasan a ser hechos, en ningún momento dejarán de ser abstracciones.

El que pretende hacer guerra debe estar dispuesto a aniquilar, es necesario que pierda conciencia de su realidad individual, para pasar a la idea de suprimir. Todas las veces, quien pretende hacer guerra sólo busca obtener beneficios propios, principalmente económicos y políticos, en estos casos, nunca el provocante pensará en las consecuencias de la lucha, y mucho menos en lo que puede suceder con la nación contraria.

Estar en paz, es el más difícil advenimiento consigo mismo, que puede llegar a tenerse a partir de la interiorización. La paz es tal vez lo que espera toda nación que fue o ha sido afectada por la guerra; es un esperanza, que se inicia con un auto análisis de la situación de los estados participantes.

Se consideraba que la libertad, la igualdad y la fraternidad podían ser ubicados en un misma situación. La igualdad es abstracta;  los hombres no son iguales, lo que es igual son los derechos y obligaciones que esos seres están obligados a realizar.